Tercero

Septiembre de 2015

Y cómo se les nota que no habían ensayado antes

Instalados ahora en esta nueva casa, poco a poco vamos amoblando las esquinas y llenando las paredes. Llegan las visitas, los cuartos crecen con cada nuevo invitado y la cocina, que está siempre a oscuras y escondida, no apaga todavía su horno, prendido hace ya dos años.

 

 

 

Ver artículos: