el hoyo 
repleto de tinta 
           negruzca 
 me traga 
  me sacude 
         hasta las venas 
  
la piel manchada 
 en negro líquido espeso 
  pierde su color original 
zambullida 
 ahogada 
  
                         zambullida y 
                           ahogada 
                 intento borrar el color 
                            que me corroe el cuerpo 
  
de rodillas  
 con la boca deslenguada 
    los ojos vidriosos 
miro el hoyo 
  -agujero de tinta- 
y entre lágrimas  
       entre lamentos sordos 
vuelvo 
me hundo 
  
                            vuelvo y 
                               me hundo 
                            porque solo eso conozco 
                               la miseria de las letras 
                        que se atascan en la garganta 
  
me culpo  
los golpes de pecho 
me los doy  
-hasta las tripas- 
  me saco el corazón 
y lo sumerjo  
      en las aguas de ébano    
                                        lo sumerjo 
                                          en las aguas de ébano  
                                        y espero que vuelva a la vida 
                                                        que pulse el cuerpo 
                                                    guiando el paso 
                                                         dándome nuevo tiempo 
  
  
las horas pasan 
 en soledad  
en este hoyo 
              tinturado 
 abismo oscuro  
     del destino 
violento amigo  
  -solo tú- 
  
  
despierto 
con la sangre colorada 
   con la memoria pérdida 
me revuelco  
    nado en retorcijones  
en este hueco 
 que he abierto entre la tierra.