Poemas - Dosier de poesía chilena

Por: Andrés González

Arte por: Urana Azulado

Con su característica ironía Nicanor Parra solventa la trillada pregunta por quiénes son los cuatro grandes poetas de Chile diciendo, “son tres/ Alonso de Ercilla y Rubén Darío”. Chile no es solo silla o cuna de los gigantes Mistral, Neruda, Huidobro, de Rokha, Lihn, Parra, Teillier, Hahn, Maqueira, Martínez, Zurita o Rojas; es tierra fértil para el verso de los muchos que han hallado de paso, entre el Pacífico y los Andes, hogar, temblor o amistad.

Con este dosier, Sombralarga, desde su nocturno colombiano, se complace de conectar lazos de amistad con la escritura de sus contemporáneos en el país del Pacífico Sur. La poesía de Andrés González, Juan Esteban Plaza, Juan Santander Leal y Felipe Toro presenta diversas vetas por las que preocupaciones tradicionales y nuevas en el registro de la poesía latinoamericana y, en particular, chilena pueden transitar. El lenguaje ecológico que Delia Domínguez y el peruano Eduardo Chirinos han explorado, la presencia de la ciencia ficción y la experimentación verbal propia de Diego Maqueira, el tono nostálgico y bucólico del sureño Jorge Teillier y la acidez paródica de Bruno Vidal o Armando Uribe, están presentes en esta breve selección poética. Así como la forma de la flor invita a explorar del tallo a la raíz, esperamos que estos cuatro jóvenes poetas abran ojo y oído a la rica tradición austral que desde tan vivas voces ha explorado y continúa explorando la servil y soberana poesía.    

Daniel Hernández


 

 

Auras, V

 

el poema se abre como una célula

eclosiona

 

                                                                      verbos mitocondrian gerundios de esplendencia

 

            no un micromundo se compone

            sino un mundo que se entusiasma

            por un fluir agual del viento

           

 

            no el miniar ni el

            topiar alfabetos

            si la célula se abre

            es por esporarse viajes

            por volver alvéolos surfeantes

            las resonancias ecotonales entre las palabras

 

 

                                                          las palabras viajan, transmigran,

                                                          devienen y advienen

                                                          en los ondulatorios pastizales citoplásmicos

                                                         

 

                       sólo a conocerse

                       sólo a hacer amistades vienen las palabras

                       a trenzarse

                       rainforest

                       flor y canto de una nueva célula

                       sólo a hacer simbiosis venimos al mundo

                       libro de micorrizas es tu corazón

 

 

el poema es una célula que aprende a caminar

brota y al brotar le brotan patas

poco a poco hace de esas patas tesoro

modo de meditar

pétalos por donde recorrer paso a paso un fluir de flor

 

 

 

                                                                                  si mapas nacían

                                                                                  en las plantas de los pies de Shakya

                                                                                  era la velocidad bodhicitta

                                                                                  del monje que recorre los caminos

                                                                                  vuelto una nube Dharma

 

 

            Zoodiaca

            esas patas que te nacen

            que te afloran

            esas patas esplendentes

            que se plantan a cada paso en la tierra

            honda y ligera tierra de los caminos

            esas patas que meditan

            un cuerpo de caminar

            un cuerpo para plegarse

            a los caminos que brotan del territorio

            vacío

            y pleno

            como las sandías entre los caminos

            reverberando cientos de semillas de sol

            esas patas, Zoodiaca

            son tus mapas y tesoros

            la caracola

            los libros pétalos de tu fluir de flor

           

 

                                                                                  Zoodiaca

                                                                                  eres un poema que se abre como una célula

                                                                                  plasma lingual que se consiste en doce animales

                                                                                  para recorrer un territorio simultáneamente

                                                                                  terrenal y astral

                                                                                  para recorrer y recorriendo practicar un cuerpo

                                                                                  de cósmica correlación

                                                                                  entre la tierra y las estrellas

                                                                                  un cuerpo cósmico para los caminos

                                                                                  una vía primaveral

                                                                                  de caminar una simbiosis

                                                                                  con el cuerpo y poema de la tierra

 

 

                                  

Auras, III

la almendra abriéndose

su leche derramándose

los vientos esteparios, himaláyicos

que la esparcen en derredor

haciéndola circular por capilares de luz

atravesados de líquidos capibaras,

heterogenésica corona do borbotean las ánimulas

las alméndrulas, las esporas,

ahí mero una animalengua respira

y transpira poemas ecotonales,

ríos interregnos,

delfines rosando una cuarta dimensión

donde entre cascadas se enlazan los encuentros, do la covibrancia

y un carnavalear de aguas voladóreas,

aguavivas que lucidan islas que se ensanchan y se apachurran,

flujos musgos que respiran una luz, una visión que enjambra

que con colugos coliga para planear panspermias

aura de oros burilada

aura animalescente, hebra hibridizante,

pulsar que irradia cuerdas precósmicas

aura de palpitar la almendra en mandala

de izar ahí la red de Indra o Brahma

en las corrientes que se entreauran

entre una microarmonía de las burbujas

y un microritmo de los bodhisattvas

 

 

Notas sobre un libro de los animales árticos con el que aprendí a leer a los cuatro años

Dibujamos las letras como si fueran animales endémicos de un lugar aún no descubierto en la Tierra, un continente como Oceanía, todo islas y corrientes, pero en el cielo, entre nubes y animales voladores no perceptibles,

dibujamos las letras, no las escribimos, porque nuestra relación con ellas no se mueve en el plano del desciframiento, sino en una relación de mutuas itinerancias,

las letras que dibujamos son animadas, gozan en el tiempo, están en él como templos de gelatina, frágiles y fluctuantes, consistentes en miríadas de filamentos hialinos, carbunclos, organelos tartamudeantes,

nada exagera ni ornamenta en las letras que germinamos, hay gestos que sin ser afilados son precisos, abren paso a ímpetus impensados, gestos como portales, hirsutas cascadas de tinta, himalayamientos, tundramientos, junglescencias, estepancias, fiordaciones, archipielagosidades,

los pequeños seres que pululan entre las letras exhiben órganos sensoriales de los que no sabemos nada aún,

las nubes entre las letras dicen la imposibilidad de codificar la creación en literatura —escribir es siempre un no saber del todo aún —un no saber nunca— las letras, el cómo de las letras —no qué son las letras, sino sus vidas, cómo viven, qué hacían antes de vivir dentro de los alfabetos, sus trayectorias en diversas superficies, a distintas velocidades, sus modos de habla al anochecer y cuando sale el sol, el ritmo con que crecen diversas faunitas entre sus pieles, la humedad de sus membranas, a qué velocidad fluyen sus sangres, en qué colores cambian —sobre todo, nos interesa conocer los medios de transporte de las letras, sus formas tradicionales de confeccionar vehículos, sus modos de nomadear,

¿se acuerdan qué pensaban que podían ser las letras cuando aún no los habían ejercitado en el poder de descifrarlas?

— un grito relampagueando a través de la boca de un mudo, el sonido que hace un cuervo sin voz—

dibujándolas queremos bailar otra vez y siempre por primera vez esos instantes en que hierven los barbarismos y florecen montones de estrategias de extranjería,

dibujándolas queremos nebularlas, jugar y junglar entre sus halos, retomar la ternura de sus serpenteos, el júbilo de sus cascabeleos, verlas otra vez lanzarse como canoas o pétalos a la transmigración, a la aventura,

cuando las letras no eran aún letras, se dispusieron como puentes para que cruzaran a través de ellas el buda Dipankara y sus discípulos

 


Nota: los poemas "Auras, V" y "Auras, III" pertenecen al libro inédito Zoodiaca. El poema "Notas sobre un libro de los animales árticos con el que aprendí a leer a los cuatro años" pertenece al libro  Avent00ras (2016).