I
Shikibu no ve
El haz de luna que está
Entre su tinta

II
Sus manos, frías
Y rápidas como los
Peces del río.

III
Los susurros son
Voces interiores que
Están gritando.

IV
Las islas son el
Paréntesis del mar que
No quiere ser mar.

V
De todas nuestras
Despedidas, prefiero
Nuestra próxima.

VI
Anormalidad
En el diagnóstico, no
En el paciente.

VII
En la cima de
La montaña, la piedra
Ríe del río.

VIII
Cuando Peter Pan
Pierde una sombra, nace
Un gato negro.

IX
Incierto como
Sonrisas de anuarios
O luz de estrellas.

X
El espejo que
Está roto refleja
Más que el intacto.

 

XI
Había una vez un
Barco chiquito, luego
Rimbaud despertó.

XII
Cuando el desierto
Desea ser persona,
Surge un oasis.

XIII
El nombre, lo más
Propio y a la vez lo más
Ajeno de mí.

XIV
Aprender a estar
En dos sitios al tiempo
En el columpio.

XV
Estar ausente:
Un hambre que se cura
Saciando la sed.

XVI
Una página
Blanca, manchada sólo
Por la mirada.

XVII
Mis huellas en la
Arena, o las huellas
Del mar en mis pies.

XVIII
Reconocerme
En el otro cuando él
Deja de ser yo.

XIX
En el encierro
El mundo es el que se
Aísla de mí.

XX
¿Por quién lucha el
Guerrero, por el dragón
O la princesa?

XXI
Los animales
En el zoológico son
Sólo sus ecos.

XXII
Las ventanas y
Las puertas cubren a la
Nada desnuda.

XXIII
La soledad de
Caín es la envidia
De los cristianos.

XXIV
A veces por mi
Ventana se ve una
Garza, otras no.

XXV
Atrapar a un
Pájaro con las manos.
Quedan aún cien.

Estos haikús obtuvieron el tercer puesto en el Primer Concurso de Haikús organizado por el Grupo Estudiantil Simurg del Departamento de Literatura de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.