'Ante el asalto de lo que viene': Selección de poesía

Por: Roberto Segrov

Arte por: Mal Estar

 

 

cuando los despidamos a todos

iremos a la puerta

los veremos partir

tomados de la mano

veremos cómo se internan en la distancia incierta

nos miraremos como no sabiendo qué hacer

apretaremos fuerte los dedos

ante el asalto de lo que viene

 

 

UN ADIOS

tener que sufrir yo la despedida de ellos

no ellos la mía

así de valiente

así de egoísta

así de insolente

cuando apaguen las lámparas

sólo yo quedaré

de pie

mirando a la espesa oscuridad

con una sonrisa

pero temblando

temblando

 

 

MULHOLLAND DRIVE

A Betty

A Diane

 

soñé que tomaba un autobús a ninguna parte

la elección no era fortuita

tampoco azarosa

el pasillo estaba dominado por las móviles sombras de unos pasajeros perdidos

perdidos para siempre

 

viajábamos juntos

un destino improbable nos llovía de todas partes

como un cristal vencido

como el llanto de un dios abandonado

como el aullido de miles de perros atravesados por el rayo

en sus jaulas

el conductor miraba de tanto en tanto el espejo retrovisor

y levantaba las cejas

estabas sentado a mi lado y soñabas con aquel bus

hubo una parada y tuve que ponerme de pie

pero no pude bajarme

aquello aguardaba afuera

aguardaba callado, temblando

yo, de pie, te veía soñar

 

 

LA PIEL Y EL HUESO

del fondo de una carretera oscura nos visita la misteriosa certidumbre

la soledad

de pronto hemos descubierto el pavor de estar vivos

hay pasos que se arrastran en la intemperie

más allá de donde  los ojos y el aliento alcanzan

hemos sido arrojados a la temible circunstancia de las

horas

que parten

gloriosas

calladas

 

desnudos buscamos nuestro destino

como una criatura erramos por los recintos del cuerpo

nuestro límite

nuestro sino

la piel y el hueso

 

 

en el estrecho recinto que es el mundo

hay ciertas cosas:

abismos donde germina la oscura incertidumbre

tierras regadas de sangre y pelambre

surcos de abandonadas bondades

canales donde las mansas aguas se acribillan

las sombras de las crines

el eco de los cascos

una gallina ciega que espera

las lisas paredes de un pozo la previenen

afuera el último sol aguarda

no se extinguirá

no todavía

no hasta que un improbable cacareo lo anuncie

en el falible mundo hay ciertas cosas eternas

la pertinaz gota de un glaciar que llama en la roca

la callada hormiga que socava los cimientos de la tierra

 

 

Tomado del libro “Estudios para el intento de ciertas pesadillas”, de Roberto Segrov. Editorial Pie de Monte / 2019 / 58 pp.