El poeta momposino es considerado el precursor de la literatura negra colombiana y latinoamericana por la resignificación narrativa de sus raíces, la transformación de la imagen del boga, ya no un bárbaro –así retratado en la literatura decimonónica-, sino un actor popular orgulloso de su propia cultura. Candelario Obeso narra y expone las vicisitudes de este orgullo, lo dice en el español “blanco” pero también en el castizo, el que nunca dejó de hablar hasta el día de su muerte –o suicidio, algunos dicen- en 1884.
Limpiaba una pistola Remington y accidentalmente se accionó. Así lo cuenta el periodista Julio Añez, quien habló de cómo la bala le hirió el estómago accidentalmente. A pesar de la tragedia, Candelario Obeso seguiría con vida unos días más.
A 136 años de su muerte, y a propósito del nefasto accidente del 29 de junio de 1884, recordamos hoy su legado poético publicando tres de sus poemas en sus dos registros: español y castizo.

 

Canto der montara

 

A mi amigo el señor doctor Jose Ignacio Escobar.

Eta vira solitaria

        Que aquí llevo,

Con mi jembra i con mi s’hijo

        I mi perros,

No la cambio poc la vira

        Re los pueblos….

No me farta ni tabaco,

        Ni alimento;

Re mi pácmas ej’er vino

        Má que güeno,

I er guarapo re mi cañas

        Etupendo!….

Aquí nairen me aturrúga;

        Er Prefeto

I la tropa comisaria

        Viven léjo;

Re moquitos y culebras

        Nara temo;

Pa lo trigues tá mi troja

        Cuando ruécmo….

Lo animales tienen toros

        Su remerio;

Sí no hai contra conocia

        Pa er Gobiécno;

Conque asina yo no cambio

        Lo que tengo

Poc las cosas que otros tienen

        En los pueblos….

 

Canto del montaraz

 

A mi amigo el señor doctor José Ignacio Escobar

Esta vida solitaria

        Que aquí llevo,

Con mi hembra y con mis hijos

        Y mis perros,

No la cambio por la vida

        De los pueblos…

No me falta ni tabaco,

        Ni alimento;

De mis palmas es el vino

        Más que bueno,

Y el guarapo de mis cañas

        ¡Estupendo…!

Aquí nadie me aturuga[i];

        El Prefecto

Y la tropa comisaria

        Viven lejos;

De mosquitos y culebras

        Nada temo;

Para los tigres está mi troja[ii]

        Cuando duermo…

Los animales tienen todos

        Su remedio;

Si no hay contra[iii] conocida

        Es para el gobierno;

Conque así yo no cambio

        Lo que tengo

Por las cosas que otros tienen

        En los pueblos…

 

[i] Aturrugar o aturugar: fastidiar.

[ii] Altillo construido rústicamente en las viviendas campesinas costeñas para residir durante las crecientes o evitar el peligro de los animales salvajes.

[iii] Antídoto, contraveneno, contrahierba. También se refiere a una virtud mágica que previene los ataques.

 

_ _ _

 

Cancion der pejcaro

 

Al señor Constancio Franco V.

 

Ahí viene la luna, ahí viene

Con su lumbre i clarirá;

Ella viene i yo me voi

                   A pejcá….

 

Trite vira e la der probe,

Cuando er rico goza en pá,

Er probe en er monte sura

                   O en la ma.

 

Er rico poco se efuécza,

I nunca le farta ná,

Toro lo tiene onde mora

                   Póc remá.

 

Er probe no ejcanza nunca

Pa porecse alimentá;

Hoi carece de pejcao,

                   Luego é sá.

 

No sé yo la causa re eto,

Yo no sé sino aguantá,

Eta conricion tan dura

I ejgraciá!….

………………………..

Ahí viene la luna, ahí viene

A rácme su clarirá;….

Su lú consuele la penas

Re mi amá!

 

Canción del pescador

 

Al señor Constancio Franco V.

 

Ahí viene la luna, ahí viene

Con su lumbre y claridad;

Ella viene y yo me voy

                   A pescar…

 

Triste vida es la del pobre,

Cuando el rico goza en paz,

El pobre en el monte suda

                   O en la mar.

 

El rico poco se esfuerza

Y nunca le falta nada,

Todo lo tiene donde mora

                   Por demás.

 

El pobre no descansa nunca

Para poderse alimentar;

Hoy carece de pescado,

                   Luego de sal.

 

No sé yo la causa de esto,

¡Yo no sé sino aguantar,

Esta condición tan dura

Y desgraciada…!

 

… Ahí viene la luna, ahí viene

A darme su claridad…

¡Su luz consuele las penas

De mi amada!

 


 

Arió

 

Ya me voi re aquí eta tierra

A mi nativa morá;

No vive er peje richoso

                  Fuera ér má!….

 

Siempre er sitio onde se nace

Tiene ciecta noverá;….

Yo no jallo la alegría

                   Lejo ér má.

 

La panela re ete pueblo

Ej esauta a la re allá;

Pero a aquella la meccocha,

                     L‘aire ér má.

 

Mi paisanas son pacdita;

La re uté son colorá;

Ma re aquellaj en er pecho

                  Jierve er má.

 

Ete só vive anubláo

Re una etecna ejcurirá;

Aquér só bujca er epejo

                   Re la má.

 

Aquí er probe campecino

Vive en trite solerá,

Mui rijtante der que vive

                 Junto ar má.

 

Re eta tierra en lo playones

No se topa onde sejteá;

Hai un bojque mui tupío

                  Cecca ar má.

 

Aqui er ojo se fatiga

Re un ajperto contemplá;….

¡Cuánta e varia la hecmosura

Re la má!….

……………………………..

Ya me voi re aquí eta tierra

A mi nativa morá;

Er corazon e ma grande

Junto ar má!

 

Adiós

 

Ya me voy de aquí de esta tierra

A mi nativa morada;

¡No vive el pez dichoso

                  Fuera del mar…!

 

Siempre el sitio donde se nace

Tiene cierta novedad;

Yo no hallo la alegría

                  Lejos del mar.

 

La panela de este pueblo

Es exacta a la de allá;

Pero a esta la amelcocha

                     El aire del mar.

 

Mis paisanas son parditas;

Las de usted son coloradas;

Mas de aquellas en el pecho

                    Hierve el mar.

 

Este sol vive nublado

De una eterna oscuridad;

Aquel sol busca el espejo

                    De la mar.

 

Aquí el pobre campesino

Vive en triste soledad,

Muy distante del que vive

                   Junto al mar.

 

De esta tierra en los playones

No se topa donde sestear;

Hay un bosque muy tupido

       Cerca al mar.

 

Aquí el ojo se fatiga

De un aspecto contemplar…

¡Cuánta y varia la hermosura

De la mar…!

………………………………..

Ya me voy de aquí de esta tierra

A mi nativa morada;

¡El corazón es más grande

Junto al mar!